Archivo del blog

Translate me!

jueves, 7 de febrero de 2008

Myriam y Álex

Alguien dijo que “hay dos tragedias en la vida: una, perder lo que tu corazón desea; otra, recuperarlo”. Myriam conoció a Álex en una discoteca, y tuvieron una noche de sexo. Lo gracioso de este encuentro, es que a pesar de que a Myriam le ponía Álex, él nunca supo que el verdadero motivo que la impulsó a liarse con él fue el despecho porque otro chico sólo le hacía caso cuando le venía en gana. Se vieron en un par de ocasiones más pero ella no le dio mayor importancia. Meses después, Álex, que ya no vivía en la ciudad en la que ambos se conocieron, regresó a visitar a unos amigos y la avisó. Ella estaba pasando un fin de semana fuera con unas amistades, pero cuando volvió quedó con él para tomar unas copas. Durante la semana que él pasó allí, ella lo veía e incluso lo invitaba a pasar la noche con ella en su casa. Conectaban bien pero como todo lo bueno acaba, él volvió a marcharse. A diferencia de la anterior, en esta ocasión, ellos sí mantuvieron el contacto, a pesar de que ella nunca tuvo la intención de tener nada serio con él. Se llamaban por teléfono, hablaban por el Messenger y planeaban volver a verse. Se tejió una tela de araña, basada en secretos, complicidades, palabras bonitas… Pero un día, de pronto, Álex cambió de actitud, empezó a verlo todo negro y a dar pobres excusas. Álex se quejaba de que no podían verse, y ella decidió irse a vivir un año a la ciudad de éste. (De hecho el gran error de Myriam se basaba en que siempre intentaba hacer cosas que ayudasen a ser un poco más feliz a Álex.) Pero Álex en cambio le prohibió que lo hiciese y le pidió que se dieran un tiempo. Ella quedó desolada y sin decidirse a tomar una decisión ante la incertidumbre que la embargaba… Moraleja: nunca se debe hacer nada desinteresado por nadie, pues cuando los demás ya tienen lo que creían desear, desaparecen. Pero siempre me queda la certeza de que para Myriam hoy será mejor que ayer y mañana será aún mejor que hoy.

1 comentario:

Violeta dijo...

Bastante cierta la moraleja: sólo se desea lo que totalmente no se posee...

besos Ulises!!!