Archivo del blog

Translate me!

domingo, 2 de junio de 2013

La vida sigue pero...

Química automatizante, que obvio de vez en cuando, da a mis días tranquilidad y ensueño de sillón y colcha. Huyo del tedio cotidiano en breves viajes a mi ciudad amada, donde saboreo la felicidad de antaño. Ilusión, paz y dolor casi imperceptible en fines de semana de risas, cariño, futuro... Todo va quedando atrás pero hay un pequeño hueco de ausencia, tan presente como la de quienes están en mi vida cada día. Jamás pensé que iba a extrañar tanto por esta ausencia, jamás pensé que iba a entrañar ese pedazo vacuo en mi alma que no consigo llenar con nada. Mi vida sigue, claro que sigue, con proyectos, con una reconstrucción a marchas forzadas que me asombra, con muestras de cariño inesperadas, con personas que se van, que llegan, que vuelven y voy aprendiendo a aceptar lo que tengo y lo que no puedo tener. Pero extraño, nostalgio y siento... En este sentimiento que contra mi voluntad se retroalimenta a sí mismo en un bucle infinito. Y me dicen que cuando pase el tiempo lo veré distinto, pero yo no sé si seré capaz. Me espera vida: dolor, felicidad, amor, desamor, ganancia, perdida, plenitud, vacío... Pero a pesar de que yo siga, de que mi vida continúe incesante e inabarcable... Siempre te llevo conmigo. No quiero esperarte, me da miedo esperarte, aún no sabría decirte que no, que no te necesito, que no amo tu piel, tus labios, tus manos... pero ya no estás. Tengo miedo de mí, de ser capaz de seguir adelante, porque sé que puedo pero que esa llaga se empeñe en seguir persistente ahí, silenciosa, atemporal... durante el resto de mis días. Ya estoy viviendo todo con cierta normalidad pero mi amor (insignificante e inadvertido) permanece agazapado en esa franja entre el temor y la esperanza. Jamás quise que todo esto fuese así. Jamás quise esta distancia entre nosotros, aunque sea lo mejor, lo más sano para los dos, lo más cerebral, lo más pragmático y lo que de vez en cuando, en momentos de soledad, aún motiva mi llanto desconsolado. Extrañarte es parte de esta ausencia de la que ya no formas parte. Buscando mi sitio pero ¿dónde está?

No hay comentarios: